Desafíos y Retos para los profesionales del Mkt en un ambiente de COVID-19

Desde que llegó el COVID-19 al mundo, hemos estado experimentando cambios en todo lo que nos rodea y hemos tenido que adaptarnos rápidamente a un entorno que de la noche a la mañana, tuvo que cambiar y que sigue en constante cambio.

Pero, ¿cuáles son los cambios y retos más significativos a los que se ha tenido que enfrentar el entorno del marketing y las empresas?

Primero que nada, las compañías se han visto obligadas a mejorar la eficiencia e impacto de su modelo de negocio actual, adaptar sus productos y servicios existentes, así como buscar nuevos clientes y oportunidades en un escenario atípico, no controlable.

La irrupción de nuevos modelos de negocio y los cambios en los valores de los consumidores son los dos factores externos clave que originarán los retos más críticos para los CMOs y sus organizaciones durante los próximos meses. Por encima incluso de otros como la irrupción de nuevas tecnologías, la posibilidad de enfrentarnos a nuevas crisis sanitarias y la regulación legislativa global.

¿Cuáles son los cambios a los que las empresas tienen que adaptarse con esta nueva realidad?

Adaptar el modelo de negocio y el flujo de tráfico de una tienda física a una tienda digital, incentivando la venta a través de ofertas y promociones especiales en línea, es el mayor reto. Así como generar una publicidad más dirigida y personalizada para cada consumidor con base a sus intereses y búsquedas, lo que hace la labor más exhaustiva; sin embargo, el objetivo es incrementar ventas con una inversión publicitaria mucho menor.

Acciones como el ecommerce, establecer citas, contenidos adaptados a la realidad y herramientas para dispositivos móviles, son las que toman gran participación. Siendo la publicidad en canales y medios digitales propios (newsletters) o de terceros (anuncios en plataformas como Google Ads o Facebook Ads) la ganadora.

En cualquier caso, la apuesta por llegar al consumidor a través de canales digitales y mantener una comunicación activa es clara.  Si bien, los canales digitales ya iban a la alza, las medidas de confinamiento globales y la imposibilidad de llegar al consumidor en el exterior, como patrocinios en eventos masivos, espectaculares, publicidad impresa, entre otros, despegó aún más el uso de las nuevas tecnologías.

Otra de las consecuencias lógicas de esta pandemia ha sido y es el cambio de comportamientos de un consumidor que en general se vuelve más cauteloso a la hora de tomar decisiones de compra relevantes. Los CMO y sus organizaciones lo saben y por ello están dispuestos a redoblar sus esfuerzos con acciones dirigidas a aumentar la seguridad y confianza en todas y cada una de las fases de la experiencia de sus clientes.

Necesitamos ser relevantes para el usuario, al conectar realmente con él, desde un propósito bien encaminado. El nuevo usuario que emerge tras la crisis es mucho más consciente de dónde pone su dinero.

La experiencia del consumidor en general y el aumento de la seguridad y confianza en todas y cada una de sus fases se convierten en un reto clave para CMO y organizaciones. Reforzar los servicios de atención al cliente y apostar por certificaciones de seguridad y calidad son las acciones más prioritarias para superar dicho reto.

Es evidente que los CMO y sus empresas tienen que poder anticiparse a los cambios y adaptar sus propuestas existentes al mercado, situación y nuevos comportamientos de sus clientes actuales, más que a la búsqueda de nuevos clientes.

 

Nayeli Torres.

Comunity Manager.

Leave a Comment

WhatsApp chat